Llámanos para concertar cita
91 636 81 28
Cómo llegar

ESTRÉS

Publicado el 30/04/2015 en Shiatsu

estrésCasi todos sabemos por experiencia lo que es el estrés: un estado íntimo de tensión que no nos permite descansar en ningún momento.

Por supuesto, el estrés puede estar provocado por causas externas (trabajo, familia, enfermedad…) pero, en definitiva, es nuestra actitud frente a situaciones adversas la que determina el grado de estrés que padecemos y si somos o no capaces de liberarnos de él.

¿Qué es lo que ocurre fisiológicamente en nuestro organismo cuando nos encontramos en una situación estresante? Sencillamente, el cuerpo se prepara para afrontarla liberando adrenalina y cortisol: la tensión arterial aumenta, la respiración se hace más rápida, los músculos reciben más sangre, etc. ¿Es esto perjudicial? Al contrario, esta es una reacción positiva que puede darnos fuerzas para resolver una situación crítica o de peligro. Lo inquietante es que dicha reacción se instale en nuestra vida como un modo normal de funcionar, pues no lo es en absoluto. La persona que vive constantemente como un cable de alta tensión, sin tiempo para “desconectar” y recuperarse, acaba contrayendo una enfermedad, resultado del desgaste orgánico, emocional y mental a que se ha visto sometida.

Ahora bien, una vez hemos reconocido que estamos estresados, ¿qué vías tenemos para reducir el estrés y afrontar en mejores condiciones la situación que lo ha provocado? Son varias:

Probablemente lo inmediato sea “des-ahogarnos” expresando lo que sentimos a las personas que nos pueden ayudar, amigos o familiares. Para algunos, es útil escribir lo que les sucede. En ambos casos, durante un tiempo somos como espectadores de nuestro problema que, al distanciarse, pierde parte de sus aterradoras proporciones, permitiéndonos lidiar mejor con él.

En otro orden de cosas, el ejercicio físico (correr, andar a buen paso, practicar un deporte…) es excelente para hacer bajar la presión a todos los niveles.

Shiatsu y Digitopuntura nos ayudan, de manera insensible, a llevar la atención (que hasta ahora estaba exclusivamente en el exterior) a nuestro interior y recuperar la calma. Y lo que antes nos parecía insoluble, se transforma después de un tratamiento en algo manejable.

Por último, Yoga, Chi-Kung o meditación, como prácticas personales o en grupo, pueden tener un efecto semejante al de Shiatsu o Digitopuntura.

 

Comparte en:Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *