Llámanos para concertar cita
91 636 81 28
Cómo llegar

ESTRÉS

Publicado el 30/04/2015 en Shiatsu

estrésCasi todos sabemos por experiencia lo que es el estrés: un estado íntimo de tensión que no nos permite descansar en ningún momento.

Por supuesto, el estrés puede estar provocado por causas externas (trabajo, familia, enfermedad…) pero, en definitiva, es nuestra actitud frente a situaciones adversas la que determina el grado de estrés que padecemos y si somos o no capaces de liberarnos de él.

¿Qué es lo que ocurre fisiológicamente en nuestro organismo cuando nos encontramos en una situación estresante? Sencillamente, el cuerpo se prepara para afrontarla liberando adrenalina y cortisol: la tensión arterial aumenta, la respiración se hace más rápida, los músculos reciben más sangre, etc. ¿Es esto perjudicial? Al contrario, esta es una reacción positiva que puede darnos fuerzas para resolver una situación crítica o de peligro. Lo inquietante es que dicha reacción se instale en nuestra vida como un modo normal de funcionar, pues no lo es en absoluto. La persona que vive constantemente como un cable de alta tensión, sin tiempo para “desconectar” y recuperarse, acaba contrayendo una enfermedad, resultado del desgaste orgánico, emocional y mental a que se ha visto sometida.

Ahora bien, una vez hemos reconocido que estamos estresados, ¿qué vías tenemos para reducir el estrés y afrontar en mejores condiciones la situación que lo ha provocado? Son varias:

Probablemente lo inmediato sea “des-ahogarnos” expresando lo que sentimos a las personas que nos pueden ayudar, amigos o familiares. Para algunos, es útil escribir lo que les sucede. En ambos casos, durante un tiempo somos como espectadores de nuestro problema que, al distanciarse, pierde parte de sus aterradoras proporciones, permitiéndonos lidiar mejor con él.

En otro orden de cosas, el ejercicio físico (correr, andar a buen paso, practicar un deporte…) es excelente para hacer bajar la presión a todos los niveles.

Shiatsu y Digitopuntura nos ayudan, de manera insensible, a llevar la atención (que hasta ahora estaba exclusivamente en el exterior) a nuestro interior y recuperar la calma. Y lo que antes nos parecía insoluble, se transforma después de un tratamiento en algo manejable.

Por último, Yoga, Chi-Kung o meditación, como prácticas personales o en grupo, pueden tener un efecto semejante al de Shiatsu o Digitopuntura.

 

Comparte en:Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Shiatsu en un hospital de Atenas

Publicado el 20/04/2015 en Shiatsu

Shiatsu en hospitales griegosEn el último número de la revista británica de la Asociación de profesionales de Shiatsu, aparece un artículo firmado por Marianna Lazana, directora de un equipo de terapeutas de Shiatsu en la Unidad del Dolor del hospital universitario Areteion, uno de los principales centros sanitarios de la capital griega.

La importancia del hecho es doble: Por una parte, Marianna y su equipo están ofreciendo tratamientos gratuitos a pacientes crónicos que, dada la terrible situación social en que está sumida Grecia, carecen de medios para procurárselos. Y por otra,  el equipo está trabajando en estrecha colaboración con los facultativos del centro que, además de hacer un diagnóstico y prescribir tratamiento médico, refieren con frecuencia a los pacientes a una o más terapias complementarias: Shiatsu, Acupuntura, Reflexología, etc.

El equipo de Shiatsu ha tratado, desde 2008, a 400 personas_ 80 hombres y 320 mujeres_, la mayor parte de ellas aquejadas de problemas musculares y de articulaciones (espalda, rodillas, hombros…). Un segundo y tercer grupo lo constituyen los pacientes con fibromialgia y los que sufren de dolor de cabeza. Por último, hay un pequeño porcentaje de enfermos con cáncer.

El número de sesiones recibidas por paciente oscila entre 10 y 12, aunque algunos reciben muchas más, dependiendo de su situación clínica.

Los resultados que reportan los beneficiarios se consideran excelentes: 23/% de los mismos no volvieron a sufrir dolor y en un  54% el dolor disminuyó hasta un 50%. Otros empezaron a dormir mejor o percibieron mejorías colaterales.

Marianna hace notar que las dolencias de estos receptores no son sólo físicas, sino también emocionales y psico-sociales (dada la difícil condición familiar, laboral, educacional y social que les ha tocado vivir), de aquí que aplicar unas cuantas técnicas de Shiatsu no sea suficiente: además, el terapeuta ha de ser capaz de escuchar y mostrar empatía a los que tienen gran necesidad de hablar de sus problemas.

 

Felicitamos al equipo griego por su admirable labor. Son otro ejemplo más de la práctica de esta Medicina integradora, holística, que es la que verdaderamente sirve al paciente, pues recoge lo mejor de ambos mundos: el de la Medicina oficial y el de la Medicina complementaria.

Comparte en:Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Las virtudes de la siesta

Publicado el 07/04/2015 en Salud

guitarraEn El País Semanal del 29/3/2015, hay una columna dedicada a elogiar las virtudes de la siesta: el profesor Jim Horne, de la Unidad de Investigaciones del Sueño, en la Universidad de Loughborough (Reino Unido), ha demostrado que la siesta es la manera más natural de recuperar la energía en las primeras horas de la tarde, momento en que nuestra capacidad de concentración suele disminuir. El resultado de esta investigación oficial está siendo difundido por la prensa británica, que revela que personalidades como John F. Kennedy, Leonardo de Vinci, Bill Clinton y Winston Churchill tenían por costumbre dormir la siesta. Según parece, la baja productividad laboral en algunas zonas del Reino Unido, ha llevado a especular sobre las virtudes de la humilde siesta. ¿Y si esta fuera la solución al problema?

Es posible, aunque nosotros sugerimos otra: si quieres recuperar toda tu energía y capacidad de concentración en 20 minutos, recibe una sesión de Digitopuntura y Masaje en silla. Es como una siesta fortalecedora.

Comparte en:Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

¿Tensión alta?

Publicado el 03/04/2015 en Salud

SPM_A0009_  ¿Cuándo se puede hablar de tensión alta?

Según la Organización Mundial de la Salud,  sólo se puede hablar de tensión alta cuando repetidas lecturas, a lo largo de seis meses, indican que esta es alta, es decir, superior a 12/8. Y esto es así porque la tensión varía mucho a lo largo del día, de acuerdo con circunstancias tales como estar nerviosos, haber hecho un esfuerzo físico, haber fumado o bebido, etc. Por eso, la tensión hay que tomársela cuando estamos tranquilos y durante un periodo de tiempo relativamente largo.

_ ¿Cuáles son las causas de la tensión alta?

En el 90% de los casos, las causas son:

* Una alimentación inadecuada, por ejemplo, rica en grasas animales y pobre en fibra, combinada con un exceso de sal y azúcar.

* La falta de ejercicio físico.

* El estrés continuado.

Súmese a esto que el consumo de alcohol, cafeína y tabaco pueden complicar la situación, así como el uso de medicamentos anticonceptivos, antidepresivos, antiinflamatorios e hidrocortisona.

En el 10% restante, la tensión alta se debe a causas orgánicas tales como el mal funcionamiento de los riñones / las glándulas suprarrenales o una malformación congénita del corazón.

_ ¿Qué hacer si tenemos la tensión alta?

De acuerdo con lo que decíamos más arriba, la solución al problema puede estar en un cambio de estilo de vida:

1) Alimentación: Como mínimo, un 80% de lo que comemos debe componerse de verduras, hortalizas, fruta fresca, cereales integrales y legumbres (fibra, minerales, vitaminas…)

Hay que reducir, o suprimir, el consumo de leche y productos lácteos (grasa), carne (grasa), embutidos (grasa y sal), bollería, bebidas refrescantes y conservas (azúcar). Y lo mismo se puede decir del consumo de cafeína, alcohol, tabaco y los medicamentos antes nombrados.

2) Ejercicio físico: El ejercicio físico mejora el funcionamiento del corazón, reduce el estrés, elimina toxinas…factores, todos ellos, esenciales para una correcta circulación de la sangre y para la salud de nuestras arterias. Es ideal combinar el ejercicio aeróbico _ gimnasia, carrera, natación…_ con la meditación o la práctica de Yoga, Tai-Chi o Chi-Kung.

3) Estrés: Después de identificar las causas del mismo (exceso o falta de trabajo, roces familiares, insatisfacción emocional, etc.), nos toca intentar eliminarlas o cambiar nuestra actitud con respecto a ellas.

Shiatsu  y Digitopuntura, al ayudarnos a recobrar el equilibrio en todos los órdenes (físico, mental y emocional), pueden contribuir a mantener nuestra tensión sanguínea en su justo punto.

Por último, si a pesar de llevar una vida saludable (alimentación, ejercicio, gestión de las emociones) nuestra tensión sigue estando alta, debemos consultar a un médico experto para que nos haga los exámenes pertinentes y prescriba el tratamiento más adecuado

Comparte en:Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+