Llámanos para concertar cita
91 636 81 28
Cómo llegar

Curso de Digitopuntura y Masaje en silla «On-site» (Nivel avanzado)

Publicado el 29/10/2013 en Página de inicio
Comparte en:Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Una clavícula rota

Publicado el 20/10/2013 en Shiatsu

Catherine Scanlon, terapeuta de Shiatsu (www.shiatsuhealth.com)   publicó recientemente en su blog el siguiente artículo sobre Medicina integradora y los efectos de Shiatsu. Con su permiso, lo hemos reproducido:

Me rompí la clavícula derecha hace seis semanas, cuando  paseaba a caballo por una playa en compañía de un amigo. Hoy he querido narrar mi experiencia de paciente/cliente/usuaria por si pudiera ser útil a otros profesionales de la salud (ortodoxos o complementarios) o a otros pacientes.

 

1)    Tratamiento ortodoxo.

Después del accidente, una ambulancia me trasladó al hospital sin tardar, eficientemente. Allí, según parece (yo no recuerdo nada de lo que pasó desde la caída hasta el final del día), me hicieron una radiografía y una resonancia magnética. El diagnóstico confirmó la rotura de la clavícula y el relativo buen estado de mi cerebro y mi cráneo, aunque la amnesia indicara que el golpe había sido de importancia.

A la mañana siguiente me dieron de alta en el hospital y me indicaron que fuera a una clínica especializada en fracturas, pero no me recomendaron ningún otro tipo de tratamiento, por ejemplo, fisioterapia.

De vuelta a casa, y durante unos días, permanecí inmóvil, todo el tiempo que pude, en la posición “neutra” del método Alexander, intuyendo que esto podría contribuir a que mi clavícula se “recolocase” (…)

2)    Pasados unos días, decidí ir al fisioterapeuta. Las sesiones que me dio me aliviaron mucho la tensión muscular del hombro, el pecho y la espalda. Sin embargo,  eché de menos que se me explicase lo que podía suponer el proceso de recuperación (…)

3)    Por último, recibí también tratamientos de  Shiatsu. Soy terapeuta de Shiatsu, y también lo es el amigo que me acompañaba cuando me caí. Al salir del hospital, me llevó en coche a casa y me dio una sesión breve (10 minutos) para amortiguar el trauma (por ej., trató Corazón-7, en la muñeca, un punto indicado para estos casos). Sentí como si mi cuerpo se trasladara a un espacio más apacible. Me pareció maravilloso. Unos días más tarde recibí otro tratamiento de mi terapeuta de Shiatsu habitual. Cuando ella dirigió su atención a las articulaciones de cada extremo de la clavícula, yo sentí en mi Hara que se producía algún ajuste. Al terminar, era como si mi hombro estuviera más completo; además, la sensación traumática había desaparecido. Esta vez mi admiración fue aún mayor.

Para concluir, estoy enormemente agradecida a todos los que me han apoyado en este proceso de sanación, si bien una orientación más clara sobre el camino a seguir en casos como el mío sería deseable (…)

Catherine

(Os agradecemos los comentarios a este y a cualquiera de los artículos de nuestro blog)

Comparte en:Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+